Dolor en el pie diabético y úlceras

Las úlceras en el pie son una complicación común de la diabetes mal controlada, que se forma como resultado de la descomposición del tejido de la piel y la exposición de las capas subcutáneas.

Son más comunes bajo los dedos de los pies y las piernas y estas heridas pueden afectar tus pies hasta los huesos.

Todas las personas con diabetes pueden desarrollar úlceras en los pies y llegar a sentir un gran dolor.

La buena noticia ante este grave y común problema es que ante un buen cuidado de los pies se puede ayudar a prevenirlo.

Ante un pie diabético el tratamiento para posibles úlceras, así como el dolor que se llegue a presentar, varía dependiendo de sus causas.

Es importante llevar tus consultas regulares con tu médico de cabecera y comenta con él cualquier dolor o molestia que pudieses tener en el pie, para asegurarse de que no es un problema grave, ya que las úlceras infectadas pueden resultar en amputación si se descuidan.

Por lo tanto, un buen diagnóstico a tiempo puede resultarte vital. Recuerda que ante un problema de diabetes, los mayores cuidados a tener presentes son la vista y los pies.

Por ello, los signos de que algo no va bien hay que tenerlos presentes.

Uno de los primeros signos de una úlcera en el pie es el drenaje que podría manchar los calcetines o salir de tu zapato.

El presentar una inusual hinchazón, irritación, enrojecimiento y olores en uno o ambos pies también son síntomas tempranos comunes de una úlcera en el pie.

El signo más visible de una úlcera grave en el pie es el observar el tejido negro llamado escaras, el cual rodea la úlcera.

Esto se forma debido a la ausencia del flujo sanguíneo saludable en el área alrededor de la úlcera.

La gangrena parcial o completa, que se refiere a la muerte del tejido debido a infecciones, puede aparecer alrededor de la úlcera.

En este caso, pueden producirse descargas olorosas, dolor y entumecimiento.

Los signos de úlceras en los pies no siempre son evidentes. A veces, incluso no se muestran síntomas de úlceras hasta que ésta se ha infectado.

Es importante que hables con tu médico si comienzas a ver cualquier decoloración de la piel, en  especial si notas tejido que se ha vuelto negro o sientes dolor alrededor de un área que aparece callosa o irritada.

Tu médico probablemente identificará la gravedad de la úlcera en una escala de 0 a 3 usando los siguientes criterios:

  • 0: no hay úlcera, pero el pie está en riesgo
  • 1: úlcera presente pero sin infección
  • 2: úlcera profunda, exponiendo articulaciones y tendones
  • 3: úlceras extensas o abscesos de la infección

Definitivamente, la idea es no llegar a ninguna escala anterior, por lo que el mantener una sana y continua observación de tus pies y tu cuerpo en general podrá alejarte de cualquier problema.

La idea es siempre prevenir.